¿Cuándo ir al dietista – nutricionista?

¿Cuándo ir al nutricionista? Existe la creencia popular de que los dietistas – nutricionistas nos dedicamos únicamente a hacer dietas de adelgazamiento y nada más lejos de la realidad.

Mediante este post es informativo me gustaría detallar las funciones del dietista – nutricionista más allá de la pérdida de peso. ¡Espero que sea de utilidad!

¿Quién puede dedicarse a pautar planes de alimentación en España?

De acuerdo con la legislación vigente, los únicos profesionales que pueden realizar planes de alimentación de manera legal en España son:

  • Técnicos superiores en dietética.
  • Graduados en Nutrición Humana y Dietética.

Y ya. Ni un máster en nutrición humana y dietética, en seguridad alimentaria, ni TAFAD, ni CCAFYD, ni fisioterapia, ni medicina, ni un curso de “coach nutricional”, ni un cursillo de dos semanas de *inserte empresa que dedica a vender sus productos* capacitan para ejercer esta profesión. Me gustaría dejar esto claro.

Está claro que solamente con la formación reglada no hacemos nada y debemos seguir estudiando y actualizándonos cada día, al igual que existen personas que saben muchísimo de alimentación sin tener estos títulos, pero el paciente solamente tendrá respaldo legal si decide confiar su alimentación en un DN o TSD.

¿A qué podemos dedicarnos?

En consulta.

Nutrición clínica.

Nutrición en enfermedades o trastornos en los que la dietoterapia es clave para la recuperación o la mejora de la vida del paciente si se trata de una enfermedad crónica.

  • Patología digestiva: muchas de ellas cursas con dolor e incomodidad. Con un correcto abordaje nutricional disminuyen mucho los síntomas. Son, por ejemplo, síndrome de intestino irritable, sobrecrecimiento bacteriano (SIBO), gastritis, disfagia, hernia de hiato, reflujo gastroesofágico…
  • Enfermedad renal crónica: la alimentación es uno de los pilares del tratamiento, junto con la diálisis y la medicación correspondiente, ya que el control del fósforo y el potasio provenientes de la dieta es clave para alargar y mejorar la calidad de vida del paciente.
  • Obesidad o sobrepeso: el exceso de grasa corporal y, sobre todo, víscera, supone un desajuste hormonal y, por tanto, puede ser precursor de muchas enfermedades metabólicas, de forma que reducir esta de forma correcta y preservando la masa muscular mediante una dieta y una pauta de actividad física adecuadas es lo más apropiado para la mejora del estado de salud.
  • Tratamiento y seguimiento de celiaquía e intolerancias al gluten: eliminar el gluten es la estrategia utilizada. Los dietistas – nutricionistas somos importantes para ayudar a hacer una transición a una dieta sin gluten, adaptando la alimentación al estilo de vida y necesidades del paciente, pero siempre partiendo de alimentos saludables.
  • Tratamiento y seguimiento de alergias alimentarias: también se deben eliminar los alérgenos de la dieta y el DN es importante para realizar una alimentación variada, con productos saludables que cree adherencia y no contenga dichos alérgenos.
  • Dieta en oncología y otras enfermedades que comprometen la ingesta: la adaptación de la dieta a un bajo volumen pero con elevado aporte calórico, junto con otras estrategias que puedan evitar sintomatología digestiva, o al menos reducirla, son claves para la mejor recuperación del paciente.
  • Trastornos metabólicos: deficiencias de enzimas, hipercolesterolemia, diabetes tipo I y II, trastornos hormonales… Dependiendo del trastorno o enfermedad metabólica, el plan de alimentación debe adaptarse para mejorar la salud y eliminar la sintomatología del paciente.
  • Problemas hepáticos: hígado graso, cirrosis hepática y otras enfermedades del hígado pueden reducir sus síntomas y comorbilidades con un buen tratamiento nutricional.
  • TCA: el dietista – nutricionista puede ayudar a la sanación de estos trastornos (porque sí existe la curación, aunque digan que es algo para toda la vida) pero el psicólogo es la clave fundamental aquí.
  • Trastornos mentales o enfermedades del SNC: la nutrición adecuada puede ayudar a mejorar la sintomatología, progresar en el tratamiento y mejorar la calidad de vida, pero como en el caso anterior, debe ser en conjunto con un tratamiento psicológico o psiquiátrico.
  • Osteoporosis: el aporte de calcio, luz solar y ejercicio físico son primordiales a la hora de prevenir la osteoporosis, por lo que un dietista nutricionista es clave para la prevención de esta enfermedad.
  • Fibromialgia: hay distintas revisiones que apuntan que una buena nutrición puede ayudar a mejorar los síntomas de estos pacientes.

Como podéis ver, hay muchos motivos por los que ir al dietista – nutricionista más allá de la pérdida de peso.

Nutrición deportiva.

Ir al dietista – nutricionista es de las mejores decisiones que puedes tomar para aumentar el rendimiento deportivo. Se tiene la creencia de que si se realiza ejercicio físico a diario, no pasa nada por comer alimentos insanos porque “se quema” todo lo que se ingiere.

Esto podría ocurrir con los azúcares, ya que pueden ayudar a la reposición de glucógeno en algunos deportes. Sin embargo, el efecto de las grasas de mala calidad (exceso de omega – 6) también se produce en deportistas, aumentando la inflamación crónica de bajo grado.

¿Para qué es importante la nutrición en el deporte?

  • Rendimiento en deportes de resistencia: esencial para estos deportes, sobre todo en competición, carreras largas y de varias etapas.
  • Rendimiento en deporte de fuerza: debe asegurarse un consumo adecuado de macro y micronutrientes y una alimentación adaptada a los objetivos del atleta para maximizar su rendimiento y disminuir la fatiga muscular.
  • En general, una buena alimentación mejorará el rendimiento de todos los atletas.
  • Recuperación en lesiones: la nutrición puede ayudar a agilizar este proceso e incluso evitar las secuelas de estas.
  • Estética corporal: se dice que un profesional de la salud no puede dedicarse a la estética, al fitness o a la competición pero, ¿Es mejor dejárselo a “coaches” o “preparadores” que ponen dietas extremas y en juego la salud del atleta? (aunque esto no siempre ocurra). Somos profesionales sanitarios y estamos capacitados para esto, pero debemos leer y aprender mucho sobre ello. Aunque la dieta y el entrenamiento sean estrictos, no debería comprometerse nunca la salud del atleta.

Otras funciones dentro de la consulta de nutrición

Muchas veces, las razones de las personas para ir al dietista – nutricionista no tienen por qué ser por enfermedad o querer mejorar el rendimiento deportivo, simplemente por mejorar su salud o comer de manera más consciente.

  • Alimentación sostenible: el impacto de la alimentación sobre el cambio climático es innegable, de forma que los dietistas – nutricionistas tenemos una función clave, realizando dietas saludables y sostenibles en las que el paciente se sienta cómodo.
  • Dietas vegetarianas: muchas personas, por distintos motivos, eligen una alimentación vegetal. Una dieta bien planificada en este colectivo es esencial para evitar deficiencias. Lee aquí si quieres saber más acerca de este tipo de dietas.
  • Prevención de enfermedades: como ya he citado antes, muchas enfermedades son dependientes en mayor o menor medida de los estilos de vida.
Dietistas – nutricionistas fuera de consulta.

Los dietistas – nutricionistas, no tenemos por qué pasar consulta, hay otras muchas más opciones que pueden barajarse como son:

  • Divulgación y salud pública: ya sea en redes sociales, medios de comunicación, escuelas, oficinas, ayuntamientos, etc. la educación en alimentación saludable y actividad física es esencial para mejorar la salud de la población en general.
  • Higiene y seguridad alimentaria: los dietistas – nutricionistas estamos formados en seguridad alimentaria, lo que nos permite, por ejemplo, trabajar en cocinas de hospitales controlando los menús y dicha seguridad, adaptar cartas de alérgenos de restaurantes, etc.
  • Docencia y formación: en universidades, cursos, colegios… Llevar la alimentación saludable a todos los ámbitos es esencial para una  buena salud poblacional.
  • Investigación, desarrollo e innovación: los dietistas – nutricionistas también podemos dedicarnos a la investigación.
  • Comercialización, comunicación y márketing
  • Producción, gestión y control de calidad de procesos y productos nuevos.
  • Desarrollo de nuevos alimentos o mejora de alimentos dentro de la propia industria alimentaria.
  • Alérgenos alimentarios y restaurantes: realización de carta de alérgenos y formación a los profesionales que deban cumplir la legislación.
  • Cocinas comunitarias y diseño de menús para colegios, hospitales, entre otros centros comunitarios.

Recuerda que comparto contenido diario en instagram y que si quieres puedes inscribirte en mi lista de correo para tener información de manera más exclusiva.

Referencias.
  1. Holton K. (2016) The role of diet in the treatment of fibromyalgia.
  2. Bester, D., Esterhuyse, A.J., Truter, E.J., & Van Rooyer, J (2010). Cardiovascular effects of edible oils: a comparision between four popular edible oils. Nutrition research reviews.
  3. Tipton, K.D. (2015). Nutritional support for exercise-induced injuries. Sports Medicine, 45(Suppl. 1), S93–S104.
  4. Perignon M, Vieux F, Soler LG, Masset G, Darmon N. (2017) Improving diet sustainability trough evolution of food choices: review of epidemiological studies of the environmental impact of diets. Rev.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Ir arriba
Abrir WhatsApp
1
¡Ey! ¿Tienes dudas? ¡Pregúntame!
¡Hola! 👋
¿Necesitas ayuda?